Pedro Juan Caballero, 19 de septiembre de 2019
País

Marito participa en incineración de cocaína incautada en Yby Yau

Agentes de la Senad realizaron la quema al aire libre de más de dos toneladas de cocaína incautada en Yby Yaú, pues el nuevo horno de pirolítico no funcionaba. La empresa proveedora desmintió ello y aseveró que los agentes no supieron encender el equipo.

Con presencia del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) procedió a la quema del cargamento de 2.200 kilos de cocaína incautada durante el operativo Polaris, en Yby Yaú. Llamó la atención que la destrucción de la droga se hizo al aire libre, en la sede de la Senad de Chaco’i.

Consultado al respecto, el ministro de la Senad, Arnaldo Guzzio, indicó que el único horno pirolítico del país, adquirido hace siete meses por un monto de G. 4.000 millones, no funcionaba. Añadió que la idea era destruir la droga en el referido horno, pero como no funcionó, decidieron seguir con el operativo y realizaron la quema con leña.

El equipo fue proveído por la empresa Engineering S.A. Según Giuzzio, se llamó ayer miércoles a encargados de la firma para participar de la quema de la droga, en compañía de los agentes antidrogas, pero que supuestamente no aparecieron.

El vicepresidente de la citada firma, ingeniero Juan Andrés Campos Cervera, al conocer lo ocurrido, negó que el equipo no funcione y aseguró que el titular de la Senad decidió “tirarles la pelota” para no admitir ante el presidente Abdo Benítez que no sabían utilizar el horno. Rechazó además que hayan sido llamados para participar del evento.

“El horno pirolítico funciona perfectamente. Hicimos capacitaciones técnicas e hicimos un mantenimiento general en diciembre, pero la cuestión acá es que no saben operarlo. Habíamos quemado remedios, droga e incluso papeles de embajadas que no sé por qué nos trajeron, pero el horno pirolítico funciona perfectamente. Se hizo todo el protocolo y tenemos todos los documentos para comprobarlo”, dijo el ingeniero.

“Hasta cuatro a cinco veces hicimos quemas junto a agentes de la Senad con el horno pirolítico. Si en cuatro o cinco veces ya no aprendés como operar, ya no sé”, lamentó Campos Cervera.